La secta del partido humanista y silo
Web financiada por el FMI, el BBVA, el PP, George Bush, la Coca-cola y su puta madre.

CARTA A SILAS

Punta de Vacas Mendoza 1969

Hola Silas,

Me voy a permitir hablarte de tú a tú porque no te tengo ningún respeto. Para mí ya sólo eres un viejo decrépito. Por lo que veo te creías un iluminado, una especie de Mesías metido a pensador que alcanzó elevadísimos niveles de conciencia y se propuso salvar a la humanidad del malvadísimo Sistema que nos tiene deshumanizados.

Póbrecitos de nosotros, que haríamos sin salvadores de la humanidad como tú. Como si la vida se fuera a detener. Como si el arte, la ciencia o la tecnología no siguieran su camino. Como si la humanidad no soñara con un mundo mejor. Quizás sí que lo sabes y retorcidamente te lo estas apropiando en tu provecho personal.

¿No te das cuenta de lo demente que estás?. ¿Crees que la humanidad va a desaparecer sin tí?, ¿Crees que nosotros somos unos malvados defensores del sistema? Pero como puedes estar tan loco, cabrón. Lo peor es que eres un loco peligroso. Has jodido a mucha gente, a más de la que te imaginas, y deberían juzgarte por CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD.

Me pongo en tu cabeza y me puedo imaginar tu "proceso". Seguramente tienes buen coco, un decente cociente intelectual. Pero te has pasado. Te has creído el ser más inteligente del planeta, y que el resto te debe adoración por lo listo que eres. Pero en el lado emocional... ¡oh dios!... eres incapaz de amar a nadie que no seas tú. Todo el mundo es para ti seres inferiores. Si de verdad fueras un iluminado, deberíamos crucificarte para ver si resucitas. Por lo menos Jesucristo tuvo mas cojones que tú. Y no iba haciéndose fotos y firmando libros.

En algún momento de tu pasado pensaste que eras tan listo que podías cambiar el mundo. ¿O debería decir hacerte el AMO del mundo?. Te dijiste, ¡Eureka! He comprendido como funciona la humanidad, ahora voy a salir a cambiarla. Como un Don Quijote que de tanto leer libros baratos de caballerías terminó por creérselos. Y claro, todo este tiempo has estado luchando contra molinos de viento. Contra todo este sistema infinitamente poderoso y deshumanizado. Y ahí tienes a tus fieles seguidores, cual Sancho Panza. Siguiendo tus locuras y rindiéndote adoración. En el fondo eres un sádico. Don Quijote al menos se enamoraba de Dulcinea. Por lo visto ahora reconoces tu derrota. Menos mal. ¿O no será una retirada a tiempo para salvar el pellejo?.

Eres tan ridículo como un malvado de cómic de super-heroes. Vaya... super-heroes, super-hombres, eso me suena de algo. ¿Quizás aparecía en algún material escrito por ti?. Y claro, el super-heroe, super-hombre, eres tú, su majestad-divinidad-el-gran-filósofo-y-pensador el Dr. Silo, el gran iluminado que irradia amor y simpatía y encima lucha contra los malos.

¿No sería más fácil decir que eres una persona más?. ¿Un ser humano como otro cualquiera?. Con sus debilidades, sus errores, sus manías, etc. Pero claro, si admites defectos muestras debilidades. Y para ser fuerte y mantener el poder no se admiten debilidades. Ni crítica. Ni democracia interna. Lástima, te has convertido en un jodido dictador. Como Stalin, como Hitler, como Pinochet, en fin, desgraciadamente la lista es muy larga. Menos mal que tus planes no han salido bien. Por el bien de todos.

No quiero perder más el tiempo contigo. Espero que algún día te juzguen por crímenes contra la humanidad. O si de verdad eres un iluminado, que te maten, a ver si resucitas.

Hasta nunca viejo demente.

Volver a la página inicial